lunes, 9 de diciembre de 2013

2011 - Todos los personajes de Disney juntos - Ducktales

Conoci al dibujante uruguayo Diego Jourdan en el recordado encuentro Frontera, que se realizó en Morón en 2005. No podía imaginar, luego de que me lo presentara mi amigo Walter Alarcón y charláramos un rato sobre Vicar y los patos de Disney, que lo reencontraría en Santiago de Chile en 2009, ni que a mediados de 2011 Diego tuviera el noble gesto de conectarme con la gente de Boom! Studios para que lo reemplazara en un trabajo que en ese momento no podía realizar, Rightful Owners. Éste.


 Con Jourdan en la ExpoComic de Chile, 2009


 Llamé inmediatamente a Rubén Torreiro, que no se hizo rogar, y nos pusimos a trabajar de manera febril, a veces hasta dos páginas por día, para satisfacer la acuciante demanda del editor, quien me perseguía por mail, por GTalk y a veces hasta por Facebook con tal de que le entregara lo más rápido posible. Hacía años y años que no trabajaba a esa velocidad. No sé cómo, pero el trabajo salió.









 
 

 

 






 




 Hasta ahora, se ha publicado en Estados Unidos, Francia y Brasil, de donde provienen estas dos páginas de la revista Tio Patinhas:


Fue un crescendo incesante, desde el primer episodio hasta el sexto y último. En el primero, sólo llegué a dibujar tres páginas, y luego, cada vez más en cada número de la revista. Este fue el único episodio, el número 4, en que todos los dibujos fueron nuestros.

Las primera páginas del primer episodio habían sido dibujadas por otro argentino, Leonel Castellani (autor de la tapa), quien luego abandonó la editorial, y el estudio brasileño Magic Eye se ocupó de las páginas que Rubén Torreiro y yo no teníamos tiempo de hacer. Se trabajó siempre con apuro, debido a que el guionista, Warren Spector, famoso por su actuación en el campo de los video-juegos, se había dormido en los laureles y demoró las entregas hasta que la imprenta exigió material o anulación de contrato.

En fin: una apasionante odisea creativa, donde a vecees había que trabajar al pie del escáner o de internet. Tomar nota: el siglo XXI está aquí para quedarse, adiós a la paz de los tableros solitarios!