lunes, 20 de mayo de 2013

1983 - Revista Tiras de Cuero - Dalmiro Sáenz

Lenta pero inexorablemetne, Caras y Caretas iba declinando número a número, menos ventas menos páginas... Para compensar, la cercanía de las elecciones hacía surgir muchas nueva publicaciones. Así es como colaboré con todas las que pude, entre ellas Movimiento donde hacía chistes y caricaturas, y Feriado Nacional, donde fui convocado por su director, Martín García y Juan Sasturain, quien se me apareció una mañana por el estudio Géminis con la misión de conseguir mi colaboración.

Géminis en plena jornada de "trabajo": Pancho Camet y Ramón Gil ante el tablero de ajedrez, Massaroli, Mulko, Merel y Gaspar González contemplan azorados.

Entre tantas cosas que hice aquel año, se encuentra esta historieta que Hernán Torre Repiso, antiguo socio de Géminis y ahora visitante frecuente, realizó para una nueva revista: Tiras de Cuero, también de corta vida. La dirigía el conocido intelectual Oscar Steimberg, un conocedor de la Historieta. En el número anterior Hernán había dibujado un guión del escritor Dalmiro Sáenz y ahora le tocaba dibujar el segundo.

 Con Hernán, en la celebración del Día del Dibujante en 2011


Hernán ya no tenía tiempo suficiente, porque trabajaba, firmando como Yacaré,  en el diario Ámbito Financiero (el mismo al que con Rep habíamos caricaturizado como Ámbito Usurero en Caras y Caretas), por lo que me encargó que le hiciera el dibujo a lápiz.  Se publicó  sin mi nombre, como era común en esos tiempos, pero ustedes me creen, ¿verdad? Compartir trabajos era muy común en Géminis, donde el compañerismo, los mates y los bizcochitos nunca faltaban y, cuando llegaba Hernán... ¡hasta sándwiches de milanesa!.

















Deteriorada pero épica foto de un histórico partido de fútbol en la cancha de Quilmes, humoristas contra "serios". Entre otros: Ramón Gil, Torre Repiso, Miguel Rep, Fortín, Ibáñez, Almeida, Basurto, Abajo: Juaro, Tito Spataro, Ferro, Tabaré, Massaroli, Pergament y Albiac.

En octubre,  mi suerte cambió repentinamente, cuando el diario La Voz decidió publicar mi historieta Juan Moreira a razón de una página por día, de modo que tuve que concentrarme de lleno en este arduo pero maravilloso trabajo, donde empecé a surcar los caminos de la historieta histórica y gauchesca, a los que tengo la suerte de haber podido regresar recientemente. Pero esa es otra historia... mejor dicho: ¡otra historieta!